Senado aprueba en general proyecto de reforma constitucional para habilitar un nuevo proceso constituyente 

Con 42 votos a favor, 7 en contra y 1 abstención, la sala del Senado aprobó en general el informe despachado por la Comisión de Constitución. El plazo para presentar indicaciones es hasta este miércoles a las 1 pm., día en que se realizará la votación en particular hasta total despacho.

 

Martes 3 de enero de 2023

 

Este mediodía, la sala del Senado sesionó para revisar el informe de la Comisión de Constitución respecto al proyecto de reforma constitucional que habilita el nuevo proceso constituyente, derivado del “Acuerdo por Chile” suscrito el pasado 12 de diciembre por los partidos con representación parlamentaria.

Recordemos que el jueves pasado, la Comisión finalizó la votación de las indicaciones   ingresadas al proyecto de reforma constitucional y despachó su informe a la sala del Senado para su discusión y votación. 

 

¿Qué pasó en esta sesión?

 

En la cuenta de la sesión, el Ejecutivo informó el ingreso de urgencia de discusión inmediata al proyecto de reforma constitucional, para que este sea conocido y despachado por el Senado en un plazo de seis días

 

Con este plazo, la Sala definió abocarse esta jornada a la discusión y votación en general para continuar mañana con la votación en particular. Junto con esto, se dio plazo para presentar indicaciones este miércoles 4 de enero hasta las 1 pm.

Discusión en general



El senador y presidente de la Comisión de Constitución del Senado, Matías Walker, abrió la discusión con una breve exposición de los principales consensos alcanzados respecto al proyecto. Entre estos se encuentran cambios en el itinerario del proceso constituyente y precisiones en la fórmula de paridad para la elección del Consejo Constitucional.

 

 

¡Se abre la palabra! El primero en intervenir fue el senador e integrante de la Comisión de Constitución, Pedro Araya (independiente), que anunció su voto a favor al proyecto de reforma constitucional.



En su exposición, Araya expuso sus observaciones respecto al Comité de Expertos que, a su juicio, “podrían restarle cierto grado de legitimidad a este proceso constitucional”.



“Ellos van a hacer los que realicen la redacción del texto constitucional, son ellos los que tienen que proponer un anteproyecto que será discutido después por los consejos constitucionales que son electos (…). Eso, a mi juicio, tiene dos problemas: la formación y de dónde salen los expertos (…) y la forma en cómo se van a resolver las disputas que se puedan generar al interior del Consejo Constitucional al momento de trabajar”, comentó.

 

A favor de la reforma y “honrando los acuerdos” se manifestó la senadora e integrante de la misma comisión Luz Ebensperger (UDI). En su exposición destacó la necesidad de un nuevo proceso constituyente, debido a que la actual Carta Magna “ya cumplió su ciclo”, a pesar de considerarla “una buena Constitución”. 


Chile merece esta segunda oportunidad para tener esta nueva Constitución que nos una, que nos represente a todos, que todos la entendamos por legítima. Esa es la base de la institucionalidad y lo que va a hacer más fuerte nuestra democracia”, concluyó.

 

La necesidad expuesta por Ebensperger fue compartida por la senadora independiente Ximena Órdenes, quien se refirió a los intentos realizados previamente por cambiar la actual Constitución, como el proceso pasado y el de la expresidenta Michelle Bachelet.  “Resulta paradójico que hoy estamos aquí, siete años y con todo lo que ha ocurrido entre medio intentando consensuar un nuevo punto de partida. Quiero decir con esto, que parece que hemos perdido mucho tiempo”, señaló.

 

En relación al proyecto, la senadora defendió las 12 bases institucionales contempladas en la reforma, en especial la que garantiza que un Estado social y democrático y de derechos. “Se trata de un logro fundamental para dejar atrás la lógica del Estado subsidiario, sin anular el rol del sector privado y avanzar hacia una sociedad más solidaria e integradora”, afirmó.

 

Además, señaló que aunque está a favor del principio de paridad, la reforma debería haber continuado con la fórmula del proceso anterior. Según Órdenes, el mecanismo contemplado en el proyecto “termina perjudicando a los territorios más pequeños’. Por lo tanto, seguimos perpetuando otro tipo de manifestación”. 

 

Por otro lado, el senador Rojo Edwards (Partido Republicano) intervinó en contra del proyecto, posición previamente expuesta en las sesiones de la Comisión de Constitución. Entre sus reparos, se encuentran los plazos y costos implicados para la realización de un nuevo proceso constitucional.

 


“Se argumenta que en el plebiscito anterior el 78% de las personas pidió una nueva Constitución. Es verdad, pero también es verdad que hubo otra papeleta que decía un procedimiento completamente electo y acá los parlamentarios y los miembros del acuerdo decidieron considerar una papeleta de ese plebiscito y desechar la otra y olvidarse también del Rechazo de casi ocho millones de personas”, comentó en su intervención.

 

De igual forma, hizo mención a los partidos que se bajaron de la mesa negociadora. “Este acuerdo no es transversal, hay al menos dos partidos que probablemente según todas las encuestas (…) van a ser los dos partidos más grandes de Chile: el Partido Republicano y el Partido de la Gente”.


Se retoma discusión general



Luego de un break de almuerzo, a las 16:57 hrs. se reanudó la discusión del proyecto de reforma constitucional con la palabra de la senadora Ximena Rincón (Demócratas, en formación). En su exposición valoró las lecciones que entregó el “Acuerdo por Chile”: “lograr ser capaces de ponernos en disposición de construir”.

 

Sin embargo, esto para Rincón no sería suficiente, ya que, a su juicio, el proceso debe asegurar «tener a las y los mejores» para “escribir ese texto y que no vuelvan a enfrentarnos”.

 

Por su parte, la senadora Claudia Pascual (PC), al igual que sus pares anteriores, afirmó que existe la necesidad de un nuevo proceso constitucional. “Terminar con la Constitución del ‘80 no solo por su ilegitimidad de origen, sino porque esta no permite generar los cambios necesarios para garantizar temas que son de urgencia ciudadana”, argumentó.

 

Y aunque manifestó que el Acuerdo “no refleja al 100% a la totalidad de las fuerzas políticas”, destacó que el proyecto contemple la posibilidad del Consejo Constitucional para proponer nuevas normas.

 

Además, recalcó la importancia de considerar la paridad de entrada y salida para la elección del Consejo Constitucional, así como para el Consejo de Expertos y el Comité de Admisibilidad. También  relevó la mantención de los escaños reservados supernumerarios y el proceso de participación ciudadana, que contempla la incorporación de la iniciativa popular de norma.

 

Desde la vereda en contra de la reforma estuvo el senador Karim Bianchi (independiente) que sostuvo que “hay un partido arreglado” del cual no quiere ser parte por no reflejar los intereses del país.

 

“He escuchado vociferantemente honrar la palabra. ¿La palabra con quién? ¿Con los partidos que representan el 2% de Chile? Porque no encuentro hoy diferencias en muchos discursos de un lado o del otro. Pareciera que derecha e izquierda unida, jamás serán vencidas”, cuestionó Bianchi.


Respecto al contenido del proyecto, el senador manifestó su disconformidad con la Comisión de Expertos, argumentando que estos “se van a colocar a dedo, cuoteados”. Además, señaló que los consejeros son un “cargo ornamental”, por lo que según Bianchi “terminarán aconsejando”.

 

Además, discrepa del sistema de elección del Consejo Constitucional. “La elección debe ser como cualquier elección, por mayoría de votos. Sin un sistema de listas, sin nada que esté arreglado. Si no que el que tiene más votos, tendrá un escaño para representar”, dijo.

 

Con estos argumentos manifestó su intención de reponer sus indicaciones presentadas previamente en comisión. “Creo que son decentes, que depuran y limpian el proceso”, afirmó el senador.


Otra voz disidente fue la del senador Juan Castro (Indep), que acusó un trabajo “a puertas cerradas” y con muy pocas personas. “En un Congreso como este, deberían haber estado las puertas abiertas a escuchar a diferentes organizaciones de la sociedad civil, como también de escuchar a expertos de universidades”, expresó.

 

A su vez, Castro lamentó no haber pedido un plebiscito de entrada “para ver si la gente está en sintonía”. Finalmente y, como autor de gran parte de las indicaciones presentadas al proyecto de reforma constitucional, acusó que estas no fueron bien recibidas por la Comisión de Constitución.

 

Tras terminar las intervenciones, las y los 50 senadores procedieron a votar en general el proyecto de reforma constitucional que fue aprobado con 42 votos a favor, 7 en contra y 1 abstención. 

 

El presidente del Senado, Álvaro Elizalde, destacó el apoyo transversal alcanzado en la votación del proyecto para habilitar un nuevo proceso constituyente. “Es un proyecto que ha tenido en la sala del Senado un apoyo de un 84% de las senadoras y senadores. Insisto porque pocas veces se ve en un proyecto de esta naturaleza un apoyo tan transversal y categórico”, señaló Elizalde.

 

¿Qué viene para mañana? 

El ingreso de indicaciones será hasta la 1 pm. y se retomará la sesión para realizar la discusión y votación particular a partir de las 2 pm. hasta total despacho. “Las votaciones se van a prolongar todo lo necesario hasta que el proyecto sea finalmente despachado y pueda continuar su tramitación en la Cámara de Diputados”, señaló el presidente Elizalde al final de la votación en general de este martes.

Deja un comentario