Despachada a ley la reforma para habilitar un nuevo proceso constitucional

Con 109 votos a favor, 37 en contra y dos abstenciones, la Sala de la Cámara aprobó en general y particular el proyecto de reforma para habilitar un nuevo proceso constitucional. Ya se despachó a ley, por lo que será promulgado próximamente.

 

Miércoles 11 de enero de 2022

 

A las 10 am. de este miércoles comenzó la sesión de Sala para debatir y votar el proyecto de reforma constitucional que habilita un nuevo proceso constituyente. En esta ocasión, fue el diputado Andrés Longton (RN) el encargado de exponer el resultado del trabajo de la Comisión de Constitución durante el segundo trámite constitucional.

 

“La idea matriz o fundamental del proyecto recibido desde el Senado consiste en modificar la carta fundamental con el objeto de iniciar un nuevo proceso constitucional que dote al país de los mecanismos jurídicos e instituciones necesarios para obtener una nueva Constitución”, señaló.

 

También expuso que durante el estudio de la iniciativa, la Comisión escuchó a la subsecretaria general de la presidencia, Macarena Lobos; el presidente del Consejo Directivo del Servel, Andrés Tagle; la rectora de la U. de Chile, Rosa Devés; el diputado Eric Aedo acompañado de Paz Anastasiadis, una de las redactoras del acuerdo; la profesora de Derecho Constitucional de la UDD y expresidenta del Tribunal Constitucional, Marisol Peña; entre otros.

 

Longton agregó que la Comisión de la Cámara aprobó la reforma en los mismos términos que el Senado. “El proyecto consta de un artículo único con dos numerales. El numeral 1 establece el nuevo procedimiento para elaborar una constitución política de la República (…), el numeral 2 contempla una norma transitoria, se crea el Consejo Constitucional compuesto por 50 personas que tiene como único objeto discutir y aprobar una propuesta de texto de nueva Constitución”, expuso. 

 

El diputado Andrés Longton (RN) exponiendo ante la Sala de la Cámara. Fotos: René Lescornez

 

El diputado también señaló que el proyecto contempla una norma transitoria que establece que dentro de los tres siguientes a la publicación de la reforma, la Cámara de Diputadas y Diputados y el Senado efectuará la convocatoria a una sesión especial para elegir a los miembros de la Comisión Experta y el Comité Técnico de Admisibilidad


Longton finalizó solicitando la aprobación de la reforma a la Cámara y reconociendo el trabajo de los integrantes de la Comisión y funcionarios. 

 

Deliberación



¡Se abre la palabra! En la etapa de deliberación, las y los diputados tuvieron la oportunidad para referirse al proyecto de reforma constitucional. Momento en que las intervenciones estuvieron cruzadas entre quienes se manifestaron a favor del proyecto señalando que este era “una oportunidad histórica”, mientras que otros señalaron su rechazo debido a las condiciones de tramitación legislativa del proyecto.



¿Qué dijeron las y los diputados firmantes del acuerdo?



Desde el Socialismo Democrático, el diputado Raúl Soto (PPD), quien fue uno de los coordinadores de las conversaciones constituyentes, valoró lo alcanzado hasta ahora. “Este proceso, este acuerdo y esta reforma constitucional, creo que tiene además la virtud no solo de habilitar un nuevo proceso constituyente, sino que también de salvar a Chile”.

 

“Salvar a Chile de los populismos, de los extremos, de los autoritarismos y permite un clima de diálogo y de búsqueda de entendimiento más allá de las legítimas diferencias entre los sectores políticos democráticos para evitar que Chile siga el curso de países como Perú, como Argentina, como Brasil y como tantos otros”, agregó.

 

Su par de coalición, el diputado Jaime Naranjo (PS) invitó a valorar el proyecto de reforma. “Aquellas fuerzas políticas que, antes del plebiscito, si fuera cual fuera el resultado se comprometieron a modificar el texto que pudiera ser aprobado o bien si esto era rechazado se iba a iniciar un nuevo proceso constituyente, valorar que todas esas fuerzas políticas tanto de derecha, centro como izquierda han cumplido su palabra y eso es digno de destacar y valorar”, señaló.

 

También se refirió a la desconfianza que puede haber en torno a lo acordado. “Está instalado que este es un traje a la medida de los partidos políticos y hay que ser franco, no gozamos de buena salud. Por consiguiente, tenemos muchos desafíos por delante y creo que el país espera que quienes van a participar de ese proceso estén a la altura de las circunstancias”, añadió.



A estas palabras, se sumaron algunos representantes del Frente Amplio, como la de la vicepresidente de la Cámara, Catalina Pérez (Revolución Democrática), expuso que “es un proceso histórico, porque si hoy día estamos hablando en este Congreso Nacional de la posibilidad de cambiar esta Constitución fue gracias a una inmensa movilización social de décadas de demanda por una nueva Constitución democrática para Chile”.

 

 

Argumentó su voto a favor tomando en cuenta que “hoy tenemos una Constitución que nos impide dar respuestas a las urgencias y a las necesidades más sentidas de la ciudadanía en sus hogares”. 

 

Por su parte, el diputado Gonzalo Winter (Convergencia Social) inició su defensa en los siguientes términos: “Tengo dudas con este proceso”.

 

Las razones, según explicó, corresponden al “exceso de tutelaje, el casi nulo rol que se le otorga al pueblo en este proyecto de reforma, la baja proporción de representantes por representado pueden hacer que la nueva Constitución o el proceso en sí mismo no sea sentido como propio por la inmensa mayoría de la ciudadanía. Y si la inmensa mayoría de la ciudadanía no siente este proceso como propio, tampoco lo sentirá acerca de su resultado”.

 

A pesar de sus reparos, valora el hecho de que sean las personas las que puedan manifestarse a través de las elecciones “sin tanta intromisión ideológica”.



Antes de argumentar su voto, la diputada Lorena Pizarro (Partido Comunista) emplazó a otros parlamentarios que se manifestaron a favor de la Constitución vigente. “Parece que la amnesia empieza a golpear la cabeza de algunas y algunos y se atreven  a decir el pdte pinochet y se atreven a reivindicar la dictadura y me parece inaceptable”.

 

Seguidamente, quiso manifestar su autocrítica: “Qué más quisiéramos no estar acá, sino viviendo el apruebo del 4 de septiembre, pero hubo dos factores que nos tienen hoy día acá: El no saber expresar y entender claramente a la gente que esto iba a mejorar su vida, dos: la cobertura de prensa a ratos hipócrita (…) donde la mentira primó”.



Por su parte, en representación de la Democracia Cristiana, su jefe de bancada de diputadas y diputados, Eric Aedo, anunció a través de un discurso conciliador su voto a favor: “Haremos el mayor esfuerzo por encontrar caminos comunes con quienes dirigen el país para darle una buena Constitución a Chile”.



El único diputado del partido en formación “Amarillos por Chile”, Andrés Jouannet, expuso que el actual proyecto de reforma constitucional es una oportunidad histórica, “de ponernos de acuerdo, de darle un camino al país y tener una Constitución que nos una”.  


Desde Chile Vamos, coalición opositora al gobierno pero firmante del acuerdo, sus representantes también hicieron uso de la palabra en defensa del acuerdo. Uno de ellos fue el diputado de Evópoli Francisco Undurraga, quien participó de la mesa negociadora del Acuerdo. 

 

Undurraga llamó a la Cámara a ser “una sola fuerza aprobando” el proyecto constitucional: “Este nuevo proceso va a poder proyectarnos de verdad al siglo XXI”.


“Hoy día, con orgullo desde Chile Vamos, estamos cumpliendo nuestra palabra. Nosotros le dijimos al país: ‘vamos a rechazar un mal texto, pero vamos a seguir en el proceso’ y con nuestros votos hoy día vamos a refrendar esto”, afirmó Undurraga. 

 

Asimismo, el vicepresidente de Renovación Nacional e integrante de la mesa negociadora, Diego Schalper (RN), manifestó su voto a favor del proyecto por ser “un cauce institucional moderado, razonable”.



“Tenemos una oportunidad única que nuestra generación no ha tenido que es construir un chile sin polarización, que es construir un chile que no estemos enfrentados y podamos dialogar entre los distintos”, concluyó.



El mundo independiente a favor del proyecto

 

La parlamentaria Joanna Pérez (independiente) también valoró positivamente el acuerdo que dio origen al proyecto de reforma. “Creo que todos los sectores que no quieren concurrir, tienen que tener claro que la ciudadanía mañana va a hablar”, comentó.

 

A pesar de su balance positivo, dijo que “creo que también tenemos que ser rápidos en sacar este acuerdo, porque tenemos urgencias”, ejemplificando con los temas de seguridad y reactivación económica.



Por su parte la diputada Ana María Gazmuri (independiente) afirmó su voto a favor, pero “con el sabor amargo de la decepción”, debido a su disconformidad en torno al acuerdo alcanzado. “No me gusta el acuerdo, no me gustan los bordes casi religiosos que lo constituyen, porque son el fiel reflejo de lo que la ciudadanía no quiere y desprecia, la clase política arrogándose la soberanía popular”, comentó. 


A pesar de sus reparos al acuerdo, declaró que “restarnos del proceso no es una opción, porque restarnos sería perder la oportunidad de terminar con la Constitución del ‘80”.

 

Finalmente, Gazmuri valoró la paridad de entrada y de salida, la iniciativa popular de norma y que los municipios puedan informar sobre el proceso constituyente.

 

Por su parte, la diputada Camila Musante (independiente) señaló que retiraría todas sus indicaciones por considerar que no “hay margen de discusión”. Y aunque se manifestó a favor de una nueva Constitución, afirmó que esta reforma constitucional “tiene bordes, candados y límites”.

 

“Los términos en que se está desarrollando este proceso, de espaldas a la voluntad popular de Chile, no”, concluyó.

 

¿Quiénes se manifestaron en contra?



El diputado Agustín Romero (Partido Republicano) fue el primero en abrir el debate sobre la reforma, anunciando el voto en contra de su bancada. “A pesar de que algunos se avergüencen y renieguen de (Jaime) Guzmán, evitando ser llamados herederos de su fundador, nosotros no cederemos a ser custodios de un legado que le cambió la historia de Chile”, expuso.

 

Por su parte, la diputada Sara Concha (Partido Conservador Cristiano), quien ingresó un grueso considerable de indicaciones al proyecto, se declaró en contra de aprobar el proyecto. “A los cristianos no nos queda más que votar en contra de una Constitución que no defenderá el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos, que no defenderá la vida del que está por nacer”, argumentó.

 

El diputado Víctor Pino, quien ahora es independiente tras renunciar al Partido de la Gente,  adelantó que votará en contra del constitucional, argumentando que la ciudadanía “no fue escuchada” por haberse rechazado la propuesta de realizar un plebiscito de entrada. “La ciudadanía que mayoritariamente salió a las calles a celebrar el triunfo del Rechazo el 4 de septiembre hoy no fue escuchada lamentablemente por quienes dicen representarles”, indicó.

 

También criticó el rechazo de la totalidad de indicaciones en la Comisión especializada de la Cámara: “Lamentablemente, vemos como en una Comisión de Constitución se rechazan más de 350 indicaciones sin aprobar ninguna, lo cual me parece totalmente antidemocrático”.

 

Rubén Oyarzo (PDG) manifestó su descontento con el acuerdo, argumentando que no se consideraron las propuestas del Partido de la Gente, agrupada en tres grandes pilares: Plebiscito de entrada, comisión mixta 100% electa y con una cantidad mínima de consejeros constitucionales y plebiscito de salida que cierre el proceso. Así dejó de manifiesto su voto en contra.

 

Votación

 

A las 14 horas, terminada la orden del día se procedió a la votación general del proyecto de reforma para habilitar un nuevo proceso constitucional, la que resultó aprobada con 109 votos a favor, 37 en contra y 2 abstenciones. Por no haber sido objeto de indicaciones, también quedó aprobado en particular.





De las seis enmiendas de votación separadas solicitadas por la bancada del Partido Republicano, ninguna fue aprobada por la Sala por lo que el proyecto que habilita un nuevo proceso constitucional es despachado a ley al Ejecutivo.¿Y qué pasará? El presidente Gabriel Boric tiene la opción de realizar observaciones al proyecto de ley, pero de no hacerlo, procederá a promulgarlo y publicarlo. 

 

Tres días después de publicada la ley, la Cámara y el Senado convocarán a una sesión especial para elegir a integrantes de la Comisión Experta y el Comité Técnico de Admisibilidad.

 

Revisa el detalle del contenido de la reforma haciendo click aquí.

Deja un comentario