​​¿Chile eligió bien? actualidad post plebiscito

*Por Cristóbal Andrade

 

El 4 de septiembre Chile eligió rechazar la propuesta de nueva Constitución, haciendo alusión a que era una proposición que dividía al país, que le iban a quitar las segundas viviendas, que los fondos de pensiones no serían heredables, que los pueblos originarios tendrían más atribuciones y, lo último que he escuchado, por el motivo de que rechazaban la Constitución actual.

 

Estos días me he preguntado: ¿Chile tomó una gran decisión? La respuesta a esta pregunta se la quiero dejar al lector. Hoy vemos a los partidos políticos en múltiples reuniones para conseguir mínimos comunes, cada uno presentando visiones distintas.

 

El Partido Republicano ya se desmarcó, ya que quienes fueron los autores de la campaña “Por una Constitución escrita con amor, rechaza por una mejor” y que en un principio, a través de su expresidente Rojo Edwards, dijeron estar de acuerdo de un nuevo proceso, hoy decidieron adoptar otra postura e insisten en que se debe cumplir lo que dice la actual Constitución en su artículo 142: “Si la cuestión planteada a la ciudadanía en el plebiscito ratificatorio fuere rechazada, continuará vigente la presente Constitución”.

 

El otro partido es el Partido de la Gente, ya que el diputado Gaspar Rivas ha señalado que crear una nueva Constitución “es una propuesta que Chile rechazó, por ende, debe echarse al tarro de la basura” dando a entender que ambos partidos comparten la misma postura.

 

Con respecto a las propuestas, el primero en entregar una fue el Socialismo Democrático, que corresponde a la ex Concertación, el día 6 de Septiembre (que al parecer, hoy gobierna). Su propuesta constaba de diez puntos los cuales consideraban: sin plebiscito de entrada, una Convención 100% electa de 100 convencionales más escaños reservados en noviembre, listas paritarias, sin listas de independientes, reglamento del Congreso, insumos del proceso de Michelle Bachelet, propuestas y normas del proyecto de Constitución rechazado, seis meses de duración, quorum de 4/7 o 3/5 y voto obligatorio para el plebiscito de salida.

 

En algunos aspectos, esta propuesta ya no es tan viable, pues el Servel recomendó no hacer votaciones este año. Asimismo, una de las críticas que se le hace a esta propuesta es que no considera listas de independientes, las cuales en las elecciones del 15 y 16 de mayo del 2021 fueron las grandes ganadoras consiguiendo 48 escaños, dando un golpe importante en la integración de la Convención Constitucional.

 

La segunda propuesta, que se entregó el 12 de septiembre, pertenece al oficialismo (Frente Amplio) y consistía en diez puntos, los cuales hacían alusión a que Chile necesita una nueva Constitución escrita en democracia.

 

Entre los puntos más importantes: electa 100% con participación de independientes, escaños y paritaria, que la Convención no supere los cinco meses de duración, uso de insumos del proceso de Michelle Bachelet, el proyecto de nueva Constitución 2022 y los informes técnicos de la Convención Constitucional, un comité experto integrado por personas de idoneidad profesional elegidos por los poderes del Estado, académicos, municipalidades, organizaciones de la sociedad civil, Contraloría, entre otras instituciones.

 

También existía una arista relevante en cuanto a la participación ciudadana, donde las municipalidades jueguen un rol importante en realizar consultas ciudadanas en temas prioritarios a regular en la nueva Constitución. 

 

Si uno observa esta propuesta es bien completa, pero hay un punto de incertidumbre en quienes van a integrar esa comisión de expertos. ¿Será Ricardo Lagos? ¿Será Sebastián Piñera? ¿Será Eduardo Frei? Quien ya tuvo un acercamiento con los tres expresidentes fue Renovación Nacional.

 

Su presidente y senador Francisco Chahuán se encuentra realizando la campaña “escucha activa” que consiste en tener un acercamiento con los ex presidentes del Estado. Ricardo Lagos fue el primero y, tras el encuentro, el senador Francisco Chahuán señaló: “Creemos que el expresidente Lagos tiene un rol que jugar como también el resto de los expresidentes del país, pero ciertamente Lagos es el decano de los ex mandatarios con cual hemos estado dialogando”.

 

Hay que recordar que en el gobierno de Ricardo Lagos se privatizaron las carreteras, servicios básicos, se creó el crédito con aval del Estado vendiendo la educación a la banca privada, lo que dejó a miles de familias embargadas, y se aprobaron 12 hidroeléctricas y 14 termoeléctricas.

 

Piñera también tuvo un acercamiento con Renovación Nacional y se mostró interesado en integrar un comité asesor y en una entrevista señaló que está de acuerdo con una Convención 100% electa, pero con expertos: Creo que hay que combinar las dos cosas. Una forma es que los expertos participen antes de la Convención y, por ejemplo, fijen un marco, los bordes y los principios básicos que se deben respetar o pueden participar en la Convención. Eso es lo que estamos discutiendo ahora”.

 

En el gobierno de Piñera ocurrieron hitos como el fraude al fisco, el caso Dominga con los Pandora Papers, corrupción en residencias sanitarias, el paro de los camioneros que él mismo impulsó por la ley Juan Barrios, mala gestión de fondos del Estado con los ventiladores de respiración mecánica en la pandemia, la crisis migratoria reflejada en Colchane, el Plan Aula Segura, el estallido social y su mal manejo, declarándole la guerra a su propio pueblo.

 

Cabe mencionar los graves abusos a los Derechos Humanos. Según el informe de Amnistía Internacional, más de 12 mil personas heridas pasaron por urgencia hospitalaria. De ellos, 1.980 heridos por armas de fuego y 347 heridos con lesiones oculares, aunque los familiares cuentan cifras por sobre los 450, siendo el país récord con este tipo de heridos a nivel mundial.

 

Así y todo, el día jueves 22 de septiembre se reunieron con Eduardo Frei en donde el senador Francisco Chahuán afirmó que el Presidente Frei está disponible para colaborar en el nuevo proceso constitucional que viene por delante, está dispuesto a poner a disposición toda su experiencia».

 

El 22 de septiembre, los partidos de Renovación Nacional, Evopoli y la UDI mencionaron varios puntos y uno de los que más llama la atención es el punto tres, donde dieron a conocer principios para una buena Constitución para Chile que permitan el desarrollo del país y no su refundación. Observando esta propuesta, no queda claro el mecanismo que están proponiendo, pero queda en evidencia los principios o bordes que permiten que el neoliberalismo siga vivo.

 

Lo dijo Piñera en su entrevista, fijar bordes y principios básicos, los que son señalados en este punto que menciono: la unidad del Estado, sistema bicameral, derecho a la vida y protección del medio ambiente, en donde sabemos que la Constitución actual tiene expresamente un artículo. En cambio, en la propuesta constitucional del 2022 había un capítulo completo con respecto a la protección y el cuidado del medio ambiente.

 

Otro punto es el de la protección de la propiedad, haciéndola extensiva en la propiedad de los fondos de pensiones y aquí me quiero detener un poco, porque esto implicaría que seguiría el mismo sistema de AFP que conocemos hoy en día, sin avanzar a un sistema que sea administrado por un ente público y no un privado, como son las AFP, que con nuestros dineros, hacen y deshacen para obtener millones de dólares en ganancias, mientras que las pérdidas las perciben las personas obteniendo así pensiones bajas, las cuales hoy en día hacen que una jubilación sea una pesadilla. ¿Qué significa jubilación? Significa viva alegría, júbilo, pero parece que en Chile tiene otro significado.

 

Nuevamente, vemos protección a la propiedad, haciéndola extensiva ahora en el aprovechamiento de las aguas para seguir siendo el único país en el mundo donde existe el comercio del agua, vulnerando los derechos humanos, ya que hay muchas localidades en Chile en donde las comunidades se abastecen con camiones aljibes como son la Región de Coquimbo, Valparaíso, algunos sectores de la RM, Maule y Ñuble.

 

¿Por qué sucede esto en Chile? la respuesta es porque la mayoría de los que tienen derechos de propiedad sobre las aguas las usan para la minería, la agroexportación y otro tipo de industrias, dejando el consumo humano en segundo plano. Personas como Fuad Chahín y Martín Arrau, patrocinadores de la campaña del Rechazo, son algunos de los dueños de derechos de aguas en Chile.

 

Al analizar todos estos puntos, y muchos otros, se mantiene lo mismo que dice la Constitución actual. Entonces ¿Por qué hicieron la campaña “Rechazar por una mejor”, si están ofreciendo en los principios la misma Constitución que hoy en día nos rige?

 

Al observar las tres propuestas de Socialismo Democrático, Frente Amplio y Chile Vamos hay pocas similitudes como en las de SD y FA que son: electas 100%, paritarias con escaños y no más de seis meses de duración. La semejanza de la del FA con Chile Vamos es lo referente a comités de expertos.

 

Chile rechazó la propuesta de Constitución, que garantizaba un Estado social y democrático de derechos, que permitía avanzar hacia un desarrollo como países del primer mundo, pero se decidió esperar otra propuesta. ¿Chile habrá tomado una buena decisión analizando las tres propuestas presentadas? Es importante que seamos capaces de responder a esta pregunta.

*Cristóbal Andrade es exconvencional del distrito 6, Región de Valparaíso.

Deja un comentario