Caso de Manuel Rebolledo: Familia pide desestimar petición de sobreseimiento definitivo

La defensa de Leonardo Medina, el infante de marina que conducía el vehículo que arrolló y mató a Manuel Rebolledo, solicitó el sobreseimiento definitivo de la causa.

En medio de las movilizaciones ocurridas a partir de la revuelta social, el joven Manuel Rebolledo Navarrete, de 23 años, fue arrollado por un vehículo militar en las afueras de la población Libertad de Talcahuano quedando sin vida.

El vehículo era conducido por el infante de marina Leonardo Medina Caamaño, quien fue formalizado por cuasidelito de homicidio por el fiscal jefe de la comuna, Julián Muñoz. Este cargo implica que a juicio del fiscal no hubo conducta dolosa por parte del chofer de la máquina.

Dicha figura no dejó conformes a sus padres, por lo que el abogado querellante de la familia, Marcelo Villena, interpuso en febrero de 2020 una querella criminal por homicidio.

La familia Rebolledo insiste en la responsabilidad de Medina y se amparan en un registro grabado por las cámaras de una empresa pesquera y publicadas por Interferencia. 

La Fiscalía solicitó una reconstitución de escena para establecer si fue o no un accidente. La familia de Manuel estuvo a la espera del resultado del peritaje, el cual se concretó seis meses después a través de un informe emitido por la SIAT de Santiago.

La defensa de Leonardo Medina, a través de un escrito presentado por el abogado Pelayo Vial Campos, solicitó recientemente al juzgado de garantía de Talcahuano que este 4 de junio se discuta la posibilidad de un sobreseimiento definitivo.

Mientras tanto, el abogado querellante plantea que la petición de sobreseimiento definitivo «debe ser desestimada porque no se condice con el mérito de los antecedentes de la investigación, no se condice con la dinámica del accidente y los antecedentes allegados a la carpeta investigativa refuerzan nuestro planteamiento de que estamos frente a un delito de homicidio doloso y no sólo culposo”.

La familia, a través de un comunicado, insiste en la necesidad de realizar un juicio oral. «De decretarse el sobreseimiento, se cierra definitivamente el caso judicial de nuestro hijo, sin condena, sin responsables, en la total impunidad, privándonos de nuestro derecho a exigir un juicio oral (…) pues es la instancia en la que demostraremos que esto no fue un accidente, sino que fue un homicidio».

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: